subscribe newsletter

Arroz Chino

El arroz chino, también conocido como arroz frito, es uno de los platos más populares de la gastronomía china. Se suele servir como acompañante de carnes, pollos, cerdo ó como plato único principal.


La versión que solemos comer de arroz frito en nuestros países tiene sus orígenes en la cocina chino-estadounidense de los inmigrantes que llegaron a la ciudad de San Francisco.

La idea original de esta receta era la de aprovechar las sobras de alimentos mezclándolos con arroz.

Lo primero que necesitas es tener arroz blanco refrigerado, hecho con varias horas de anticipación, si es de la noche anterior, mejor. Esto para que el grano esté frío y no tan esponjoso como cuando esté recién hecho. Te recomiendo que lo prepares siguiendo mi receta de arroz blanco.

Como vamos a preparar arroz frito, es necesario que uses grasa. Lo ideal es que utilices manteca de cerdo, le da mucho sabor. De hecho, es uno de los secretos de los restaurantes. Si no tienes, o no quieres usarla, con aceite vegetal también funciona.

Elige las proteínas que quieras ponerle. Mi recomendación es pollo y camarones frescos. Pero puedes ponerle carne de res, cerdo, trozos de chuleta ahumada, pavo, calamares, jamón, lo que se te antoje.

Pica las carnes en cubos medianos. Límpialas bien de cualquier grasa que tengan y resérvalas.

Puedes usar lo que consigas en la nevera. Los que te recomiendo: zanahoria, apio, guisantes, brotes de soja, cebollín y, muy importante, jengibre fresco.

La preparación es sumamente fácil y es rápida siempre y cuando tengas todos los ingredientes picados con anterioridad.

Utiliza un wok ó una sartén grande y profunda. Caliéntala al máximo. Espera a que comience a botar humo antes de colocarle la grasa.

Saltea las carnes una a una por no más de 4 minutos. Si tu cocina alcanza altas temperaturas, en este período de tiempo quedarán bien cocidas. Caso contrario, cocina por un par de minutos más.

Reserva las proteínas en un recipiente aparte y comienza a saltear los vegetales en el mismo wok con una cucharada extra de grasa.

Saltea primero el jengibre, con precaución porque se puede quemar muy rápido. Agrega luego uno a uno la zanahoria, apio, guisantes, brotes de soja y demás vegetales excepto el cebollín. Ponle un toque sal ó de salsa de soya.

Incorpora el huevo previamente cocinado. Agrega las carnes. Mezcla bien.

Agrega el arroz blanco poco a poco para que puedas manipular sin problemas el wok al momento de mezclarlo todo.

No pares de revolver y chequea que el punto de sal esté adecuado.

En este momento puedes decidir deja el arroz como está, de color blanco, ó agregarle 2 cucharadas de salsa de soya para darle más color y un toque extra de sabor. Ambas opciones son válidas y depende de tu gusto.

Retira el wok del fuego, agrega el cebollín picado y listo, ya tienes un delicioso arroz frito hecho en casa.


Recetas Faciles de Preparar